Ritual de servido

Según su tipo las cervezas deben ser servidas en recipientes especiales: copas, jarras o vasos; lo importante es verificar si al momento del servido se logran entre uno y dos dedos de espuma (2 a 4 cm de espesor) de tal manera que sea suficiente para proteger a la cerveza de la oxidación, ayudando a retener los aromas para que estos se expresen mejor a la hora del consumo y resalten los sabores a la hora de la degustación. La espuma pertenece a la esencia misma de la cerveza, una buena fermentación logra descomponer los azúcares y el almidón en alcohol y gas carbónico (CO2) y es este último el que forma la valiosa espuma. Es importante resaltar que la calidad de la espuma, su densidad, color y persistencia, dependerán de la calidad y condiciones de guarda del producto. Para tener una correcta apreciación de la cerveza necesitamos, en principio, vasos o copas trasparentes; las tradicionales jarras opacas de diversos materiales, aunque pintorescas y a veces cómicas, ocultan el brillo, la transparencia y la hermosa espuma de la cerveza.

Ritual de Servido